La semana santa en cifras

La Dirección General de Tráfico nos dijo a principios de Semana Santa que habría como medio millón de desplazamientos en coche por las carreteras españolas, quinientas mil personas circulando en una semana de calor y buen tiempo, eso sin contar los vuelos y los trenes y los distintos medios de locomoción. Por este motivo hasta la fecha va un recuento de veintidós personas que han perdido la vida en diferentes accidentes ocurridos en nuestras carreteras, un trágico final para personas que solo buscaban pasar unos días de descanso.

Los atascos han superado los veinte kilómetros en las principales carreteras de Madrid y de Cataluña, claro tiene sentido ya que son dos de las grandes ciudades de España y por número de habitantes lo lógico es que de donde salgan más personas sea de estos sitios.

Nosotros hemos salido pero solo de fin de semana, a una casita rural cercana a la ciudad en la que vivimos, y como en casi todos los viajes tenemos alguna que otra anécdota que contar. La de este mini viaje no es que sea muy especial pero si digna de contar para aprender de los errores de los demás.

Cuando íbamos camino a la casa rural nos encontramos en la cuneta un vehículo detenido con las luces de emergencia y los triángulos d señalización colocados como debe de ser. Lo que nos sorprendió fue que no había nadie cerca del coche por lo que imaginamos que habrían averiado por la noche y que se habrían ido llamando a algún familiar o a un taxi. Cuál fue nuestra sorpresa cuando a kilometro y medio aproximadamente nos encontramos caminando por el arcén a un señor con un bebe en brazos acompañado de su mujer y un pequeño perro atado a su correa. Paramos a unos metros y les preguntamos si necesitaban ayuda, a lo cual contestaron que sí. El padre de familia había contactado de manera  online con piezasdesegundamano.es  y encontró un desguace muy próximo al lugar en el que estábamos, sabía lo que le pasaba al coche y lo podía reparar en un minuto, pero se había quedado sin batería en el teléfono y no había podido concretar nada con el vendedor, sabía que el sitio estaba muy cerca así que se habían aventurado a buscar una gasolinera para buscar ayuda. Nos ofrecimos a llevarlos y aceptaron enseguida. En pocos minutos solucionaron el problema. Recordad siempre llevar el teléfono cargado.