Los cuidados de un colchon son importantes

Cuando se es joven no nos damos cuenta de esos pequeños detalles de los que se encarga nuestra madre, nos dedicamos a salir o a estudiar y no vemos más allá. Por lo menos en mi caso, ya que en temas de limpieza nunca he estado muy puesta, mi padre me decía que la culpa de todo la tenía mi madre que era la que nunca me había dejado hacer nada, y claro yo tampoco es que me hubiera molestado mucho en absoluto. Eran otros tiempos y ya sabemos cómo eran las madres, autenticas amas de casa, que solo se dedicaban a su marido y sus hijos y a que no les faltara de nada, menos las que tenían un buen puesto de trabajo que contaban con ayuda domestica y no se debían preocupar tanto de los quehaceres como las otras. Con el paso de los años por lo menos desde que me casé me he dado cuenta que llevar una casa no es tan fácil como lo pintan, son muchas las cosas que se deben tener previstas si no quieres que te pille el toro por todos los lados.

Por ejemplo el tema de las comidas a mí me trae muy de cabeza, el hecho de tener que pensar en un menú a mediodía y otro por la noche me quita el sueño todos los días, mira que intento organizarme y preparar un menú semanal, pero acaban pasando los días y no termino nunca de prepararlo. Pasa lo mismo con las limpiezas a fondo esas en las que debes mover todos los muebles de una habitación, a mí me da una pereza que no puedo con mi alma, recuerdo que mi madre quitaba todo del dormitorio, sacaba las mesitas, levantaba el colchón, porque la limpieza del colchón para ella era muy importante, os aseguro que dormíamos entre la máxima limpieza absoluta. Lo aspiraba y si veía cualquier tipo de mancha pequeña frota que te frota hasta que desaparecía por completo, la verdad que nunca se le veían porque siempre utilizaba un protector de colchon para evitar que se pudiera calar o manchar. Las limpiezas eran sin duda exhaustivas, y aunque es verdad que yo en muchas ocasiones la veía mucho no se me ha pegado en ese sentido, todavía a día de hoy tiene que echarme una mano en casa para que todo reluzca como en la suya.